¿Comemos con el cerebro?