¿Comemos con el cerebro?
Todo está en nuestra cabeza, y a veces nuestro cerebro se emociona tanto, que ante una comida rica en grasas y azúcares puede ser para nuestra mente lo mismo que una relación sexual. Mónica, mi amiga del alma, siempre dice que, a veces, la comida no solo puede sustituir al sexo sino que incluso puede ser mucho mejor. Yo la miro incrédula, creyendo que no piensa bien lo que dice, pero según los últimos estudios neuroc...